viernes, 18 de enero de 2013

CÓMO CREAR DISFRACES FÁCILES Y SENCILLOS PARA CARNAVAL



Ya va quedando poco para que llegue el carnaval. A los niños/as es una fiesta que les gusta mucho. A la mayoría les gusta disfrazarse, maquillarse, convertirse por un rato en el personaje principal de su cuento preferido. A continuación te proporcionamos la forma de elaborar diferentes disfraces de una forma muy sencilla y en muy poquito tiempo:

CIENTIFICO LOCO

Este disfraz es sencillo porque el niño puede vestirse como quiera. Lo importante es que encima de la ropa lleva una túnica o bata blanca. si no tenemos  (o no podemos conseguirlo) también nos puede valer una camisa blanca que le quede grande (de papá o del abuelo) en cuyo caso doblamos las mangas para ajustarlas al tamaño de su cuerpo. Los complementos del disfraz son: unas gafas de juguete (o el armazón de unas de verdad), un par de bolígrafos para colocar en el bolsillo delantero y un frasco de plástico con tapa (se venden en las farmacias para recoger muestras de orina) que podemos rellenar con algún líquido de color (que no sea tóxico), una araña de goma, etc. El toque final lo damos con un poco de perfilador, pues la idea es que lleve el pelo hacia arriba y algo desordenado. Otra opción para esto último es comprar una peluca blanca, estilo Einstein.

GATO

Recrear un gato es muy fácil. Para el cuerpo solo necesitamos una camiseta negra de manga larga y unos leotardos del mismo color. En los pies puede llevar botas o zapatos (del color que tenga, no hace falta salir a comprar) y en las manos unos guantes a juego con el calzado. Las orejas en forma de triángulo se confeccionan con cartulina negra y se pegan a una tiara fina para sujetarlas con facilidad a la cabeza. La estructura de la cola se puede hacer con un alambre (para que mantenga la forma y cierta rigidez). Lo forramos con tela negra o una panty negra y lo rellenamos con lo que tengamos a mano (más tela, papel, algodón etc.) para darle algo de consistencia.  Un cinturón, un elástico o un poco más de alambre alrededor de la cintura bastará para unir la cola al cuerpo. El último paso es simular el hocico y los bigotes, que se pueden pintar en la cara con un lápiz delineador de ojos 

BOB ESPONJA

Este personaje tan querido por los niños tiene una ventaja sustancial: es poliédrico. De este modo para la estructura solo se necesita una caja grande de cartón que se puede conseguir en el cualquier establecimiento ya que suelen deshacerse de ellas. La caja será el cuerpo de Bob Esponja así que el niño debe caber dentro. El primer paso es hacer un agujero arriba y dos a los costados para que pueda sacar la cabeza y los brazos. En cuanto al fondo de la caja (la parte que queda hacia abajo) conviene quitarlo entero, así el niño podrá moverse y caminar con facilidad. Todo lo demás es decoración. será necesario forrar la caja de papel amarillo y pegar encima círculos e papel (o goma eva) que imiten la textura esponjosa de Bob. Con la misma técnica podemos hacer los ojos y un rotulador bastará para hacer las pestañas. El pantaloncillo también es fácil de hacer: se forra la parte de arriba con papel marrón y se dibujan encima los bolsillos y el cinturón.

INDIO

A muchos niños les gusta "hacer el indio". El modo más práctico de confeccionar el vestuario es diseñar un poncho que puede hacerse con tela, arpillera, papel crepe o una bolsa grande de plástico amarilla (esto último solo en caso de que el niño tenga ya unos años y sea consciente de la peligrosidad del material, sino es mejor usar las otras opciones para evitar accidentes). Una vez que elegimos el material cogemos un rectángulo y lo doblamos por la mitad. Cada mitad será un lado del poncho (frontal y trasero) de modo que en la zona de la doblez habrá que hacer un corte en "V" para que puede pasar por allí su cabeza. La superficie del poncho se decora con líneas de colores  vivos (rojos, amarillos, azules) que siguen formas geométricas, para facilitar la tarea. Estas línes se pueden hacer con cista aislante de colores con tela (pegada o cosida) con rotuladores o con la pintura más adecuada para el material con el que se ha confeccionado el poncho. El atuendo se completa con un cinturón o una cuerda anudada alrededor de la cintura. Para la cabeza usamos una vincha de tela ( o hacemos una con goma eva) y le añadimos unas plumas en sentido vertical. En las mejillas pintamos unas "líneas de guerra" con lápiza labial y ya tenemos el disfraz terminado.

MAGO

Los clásicos nunca pasan de moda y este personaje es un buen ejemplo de ello. Lo primer que hacemos es confeccionar el vestuario que consiste en una túnica de color azul oscuro de mangas largas y anchas que le llegue hasta los pies. La mejor opción para esto es comprar una tela económica aunque también se puede hacer con papel crepe (hay que considerar que es menos resistente y que con toda probabilidad no sobrevivirá mucho tiempo). En cualquier caso la túnica azul estará decorada con estrellas plateadas. Podemos dibujarlas con un rotulador color plata, hacerlas con cola y purpurina, coserlas (si tenemos tela de este color) o pegarlas si las hacemos con papel albal. Para la cabeza de nuestro mago diseñaremos un sombrero en forma de cono. El mejor material es la cartulina (azul o negra en este caso) que uniremos con una grapadora. La decoración es igual que la del traje: estrellas y lunas plateadas hechas con purpurina o papel albal. Para sujetar el sombrero a la cabeza usaremos un elástico fino. Por ello es preferible que el cono no sea demasiado largo o pesado. El complemento indispensable: una varita mágica que podemos hacer con varios palitos de brochetas unidos con cinta adhesiva y forrados con papel albal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario